Música Electrónica.
En muchos países latinos la palabra
electrónica se ha usado desde hace varias
décadas para reunir un conjunto de
elementos tecnológicos vanguardistas de
uso doméstico o cotidiano. En la escena
artística, su uso se refiere al desarrollo
progresivo del estilo musical pop bailable
con los aportes de la tecnología y en este
caso particular no solamente hecho
pensando en la vida bohemia, sino que
también para escuchar en un estado de
relajamiento o de algún tipo de actividad
peculiar. Es durante el período conocido
como post-disco cuando en clubes de
ciudades de Nueva York, Chicago y Detroit
se comienza a experimentar con nuevos
sonidos que derivan en el techno y house,
refinado en Europa bajo una serie de
divisiones dependiendo de sus
características. La nueva tendencia se
hace popular con el lanzamiento de una
serie de compilaciones llamadas "New
Electronica", la primera de las cuales se
edita en 1993. Como estilos co-relativos
experimentales surgen el Trip-Hop,
Ambient Techno, Post-Rock/Experimental y
Alternative Dance entre otros, todos en
búsqueda de nuevas sensaciones. En
Latinoamérica el movimiento logra
relevancia gracias a eventos tales como el
BPM Festival en Playa del Carmen, México;
Versus Session Festival de Buenos Aires;
Ultra Music Festival (UMF) en Brasil y Chile
y el anunciado Sónar en Colombia,
Argentina y Chile.