Fonseca.
Al estar admirando la imponente vista al mar
desde una sala rodeada por ventanales en un
séptimo piso, aparece expectante uno de los
valores del canto urbano colombiano: Fonseca.
Tras un cordial saludo, mi primera inquietud es la
que fue su primera experiencia produciendo y
vendiendo su propio material. "Es cierto. Tenía 12
años y decidí grabar algunas canciones propias y
otras de artistas como Silvio Rodríguez y Sui
Generis. Las grabé usando una pequeña
mezcladora de audio y pude vender 500 copias
con la ayuda de amigos y compañeros de
colegio". Con el tiempo una de las canciones
incluidas en ese material llegaría hasta los
estudios de una radioemisora local que a su vez le
permitiría a Fonseca entrar en contacto con
Sonolux. "Fue la versión que grabé de Oleo De
Una Mujer Con Sombrero de Silvio Rodríguez la
que comenzó todo. De la radio al sello
discográfico y de ahí a Miami en donde grabé dos
canciones profesionalmente. Al final firmé para
una casa de discos con sede en Venezuela, donde
la verdad núnca se editó el álbum".  Sin embargo,
en su país nativo su debut homónimo lo situó
entre las promesas del medio local. El abrir el
concierto de
Shakira en Barranquilla durante la
Gira de la Mangosta y tocar con
Juanes en el
Estadio El Campín de Bogotá sirvió de trampolín,
"Con Juanes nos veiamos cada seis o más meses,
a pesar de eso cada vez que nos encontrabamos
sentia un gran apoyo, conversabamos y
compartiamos ideas". En el 2005 EMI Colombia
edita Corazones. "La diferencia de este disco con
el anterior es basicamente el acordeón. Yo decidi
irme a Valledupar que es la región donde nace el
vallenato, que tiene un festival todos los años y
donde el ambiente musical te envuelve y te
inspira. Es el lugar perfecto para musicalizar
todas tus experiencias personales". De hecho
quedaron plasmadas en canciones como
Te
Mando Flores, que al poco tiempo comienza a
aparecer en listas de popularidad alrededor de
Latinoamérica y que anticipa su lanzamiento en
Estados Unidos, para continuar con una gira
promocional que incluye  México, Argentina y
Chile. En el 2008 el cantautor vuelve con
"Gratitud"; en 2012 con "Ilusión" y en 2014 con
"Fonseca Sinfónico". En 2015 su canción "
Entre
Mi Vida y La Tuya" anticipa su álbum Conexión.
“Se llama así porque a mí siempre me ha gustado
trabajar con muchos géneros y cuando le mostré
los demos al productor Julio Reyes Copello me
dijo que él veía que había muchos mundos
metidos dentro del mismo disco. Lo que hicimos
fue no tratar de fusionarlos sino de dejarlos en su
estado puro". En julio de 2017 se lanza una
edición especial de la producción bajo el título "+
Conexión"
y en noviembre de 2018 el álbum
"
Agustin", sobre el que comenta "Me encantó esta
manera de construir el disco y una vez más me di
el gusto de hacer un álbum ecléctico, dejándome
llevar por mi instinto y tomando elementos
prestados que fui encontrando en el camino de
otros géneros para incorporarlos a mi sonido.
Siempre con mi esencia por delante
. Esta es la
primera vez en mi carrera que cuento con tantas
colaboraciones en el marco de la producción.  
Empecé a escribir con distintos compositores y
me encontré con que eran grandes productores.
Fue una experiencia completamente diferente a lo
que había hecho en discos anteriores".
Encuentro con